¿Por qué utilizar préstamos?

 

Las oportunidades de compra o inversión muchas veces tienen tiempos determinados, una oferta no puede esperar a que vos reunás la plata para aprovecharla, una emergencia familiar tampoco podrá esperar. Es por ello que los préstamos surgen como alternativa para tener el efectivo que necesitamos, en el momento ideal.  

¿Por qué utilizar préstamos?, simple, porque son herramientas de financiación a través de las cuales te permitís abrir las alas de tu negocio, cumplís tus sueños, lográs metas planteadas. En fin, simplemente porque podés tener muy pronto lo que en otras condiciones te costaría meses o años, mientras reunís todo el dinero completo.  

En la sociedad actual la mayoría de las inversiones importantes y compras, se llevan a cabo a través de préstamos, los cuales siempre deberán estar adecuados a la capacidad de pago de la persona que los solicita, con el propósito de que pueda organizarse y cumplir adecuadamente con sus pagos.

La gente suele preguntarse “¿cómo funcionan los créditos?, pues existe una entidad financiera que provee el dinero a la persona interesada y a través de un contrato o acuerdo, esta persona se compromete a hacer pagos en una serie de cuotas y con determinados intereses acordados previamente por ambas partes.

En la vida cotidiana podés utilizar créditos para casi cualquier cosa que necesités, desde comprar alimentos, ropa, muebles, electrodomésticos, financiar viajes, emprender proyectos nuevos o resolver emergencias.

 

¿Cuándo conviene sacar un préstamo?

 

Cuando el costo de los gastos diarios comienza a incrementarse, bien sea por desajustes de la economía nacional, como la inflación, o porque vos asumiste muchos compromisos de pago, el flujo de caja comienza a ser menor. Es entonces cuando, quizá, sea necesario apoyo adicional a tu sueldo a través de un préstamo.

También, si tenés un pequeño negocio o emprendimiento el cual necesitás hacer crecer, el apoyo financiero de un crédito es vital. Esto te ayuda a hacer nuevas inversiones, aumentar el capital de trabajo, comprar insumos, mejorar tu historial crediticio y mejorar el flujo de caja.

Un aspecto que no se puede dejar de lado es tener claro cuál es la razón por la cual pedís una financiación y cómo será el retorno de la inversión para cancelarlo posteriormente. Asimismo, tenés que definir el tipo de crédito que te disponés a sacar, la cantidad de plata y cantidad de cuotas para el pago final.

En muchas ocasiones las personas suelen tener temor a endeudarse. Podés pensar que es arriesgado por los intereses que acarrea, pero debés considerar que hay gastos que no pueden esperar y que un préstamo te da poder adquisitivo de inmediato.

 

Ventajas de solicitar un préstamo

  • No necesitás gran cantidad de requisitos, sobre todo si tu solicitud es a través de nuevas plataformas online.

  • No tenés que tener grandes respaldos económicos, ni ser un empresario para sacar un crédito, cualquier persona puede optar a uno de acuerdo a su capacidad de pago.

  • Son rápidos de conseguir y las tasas de interés cada vez son mejores.

  • A través de un crédito podés, rápido, tener una buena suma de dinero, que no vas a acumular tan fácilmente por tu cuenta.

  • Sacar créditos te ayuda a construir un buen historial de crédito.

  • Los empleadores suelen verificar el historial de crédito de sus empleados, y si tenés uno bueno, sos más confiable.

  • Será mucho más sencillo tener acceso a alquiler de departamentos, porque el propietario tendrá más confianza de que tenés mejor historial de pago puntual.

 

¿Cuándo debo usar efectivo y cuándo el crédito?

 

Lo primero que tenés que definir es si contás con suficiente dinero para hacer la compra o la inversión que buscás, o si haciéndola te quedás sin un peso en la billetera, porque eso tampoco sería muy viable. Si decidís por el efectivo, tenés a favor que es un solo pago, que no generás intereses y no se requieren aprobaciones.

Pero cuando tus compras son más grandes y requerís buenas sumas de plata para comprar un auto, una casa, hacer crecer la empresa, comprar muebles o electrodomésticos, es posible que necesités una financiación adicional.

 

Construye un buen historial de crédito

 

Para obtener cada vez mejores préstamos, tenés que plantearte muy bien cómo vas a construir tu historial de crédito y mantenerlo en el tiempo. Esto, definitivamente, te ayudará a tener una buena referencia financiera que te permita crecer y tener un patrimonio sólido en el tiempo.

Al principio acceder a financiación puede ser un poco difícil y hasta frustrante, porque al no tener historial, no tenés aval. Pero podés comenzar con algunas movidas inteligentes que ayudan bastante, como, por ejemplo, conectar algunos pagos de servicios del hogar a tus tarjetas de crédito, lo cual les dará mayor movilidad mensual.

También tenés que preocuparte por usar constantemente tus tarjetas de crédito, pero pagalas puntualmente y nunca superés su límite mensual, este tipo de detalles hará que los sistemas bancarios comiencen a sonreírte.

Los préstamos abren la ventana de tus posibilidades, podrás tener acceso a hacer nuevas compras, viajes y, además, podés adquirir productos costosos sin tener que manejar grandes cantidades de efectivo.

No debés fallar a tu compromiso

 

Aunque la emoción de obtener el dinero que necesitás sea grande, tenés que ser consciente de tu compromiso y no olvidar hacer cada pago a tiempo, sin dejar ninguna cuota pendiente, ni acumular intereses de mora. Ser consecuente con los pagos y cumplirlo como se debe, te abrirá muchas nuevas posibilidades.

Las personas que, por una razón u otra, toman un crédito y luego comienzan a fallar en el pago de las cuotas acordadas, entonces pasarán a estar en la lista de deudores de la institución que les haya dado el beneficio. A mayor escala, esto podría frenar todo su crédito en otras instituciones, lo cual no es nada favorable.

Si bien los créditos son una tabla de salvación financiera, hay que tomarlos con responsabilidad, planificación, tener en cuenta cada detalle, los montos a considerar según tus posibilidades de pago y eso ayudará a que al final, podás cumplir con los compromisos adquiridos sin problemas.

En países como la Argentina, en estos momentos adquirir créditos es beneficioso porque hay inflación. Esto hará que, con el tiempo, las cuotas que te comprometés a pagar ya no serán mucho peso para tu ingreso mensual, el cual usualmente va adecuándose a los niveles inflacionarios del país.

¡Solícita tu préstamo! — en sólo 5 min
¿Cuánto dinero querés?
$1000
$300,000
¿Cuándo preferís devolverlo?
6 meses
36 meses
Cantidad$160,000
Duración15 meses
Total$160,000
Información sobre las tasas de interés
¡Solícita tu préstamo! — en sólo 5 min
Tus datos están a salvo con el encriptado SSL.

¿Por qué utilizar préstamos?

 

Las oportunidades de compra o inversión muchas veces tienen tiempos determinados, una oferta no puede esperar a que vos reunás la plata para aprovecharla, una emergencia familiar tampoco podrá esperar. Es por ello que los préstamos surgen como alternativa para tener el efectivo que necesitamos, en el momento ideal.  

¿Por qué utilizar préstamos?, simple, porque son herramientas de financiación a través de las cuales te permitís abrir las alas de tu negocio, cumplís tus sueños, lográs metas planteadas. En fin, simplemente porque podés tener muy pronto lo que en otras condiciones te costaría meses o años, mientras reunís todo el dinero completo.  

En la sociedad actual la mayoría de las inversiones importantes y compras, se llevan a cabo a través de préstamos, los cuales siempre deberán estar adecuados a la capacidad de pago de la persona que los solicita, con el propósito de que pueda organizarse y cumplir adecuadamente con sus pagos.

La gente suele preguntarse “¿cómo funcionan los créditos?, pues existe una entidad financiera que provee el dinero a la persona interesada y a través de un contrato o acuerdo, esta persona se compromete a hacer pagos en una serie de cuotas y con determinados intereses acordados previamente por ambas partes.

En la vida cotidiana podés utilizar créditos para casi cualquier cosa que necesités, desde comprar alimentos, ropa, muebles, electrodomésticos, financiar viajes, emprender proyectos nuevos o resolver emergencias.

 

¿Cuándo conviene sacar un préstamo?

 

Cuando el costo de los gastos diarios comienza a incrementarse, bien sea por desajustes de la economía nacional, como la inflación, o porque vos asumiste muchos compromisos de pago, el flujo de caja comienza a ser menor. Es entonces cuando, quizá, sea necesario apoyo adicional a tu sueldo a través de un préstamo.

También, si tenés un pequeño negocio o emprendimiento el cual necesitás hacer crecer, el apoyo financiero de un crédito es vital. Esto te ayuda a hacer nuevas inversiones, aumentar el capital de trabajo, comprar insumos, mejorar tu historial crediticio y mejorar el flujo de caja.

Un aspecto que no se puede dejar de lado es tener claro cuál es la razón por la cual pedís una financiación y cómo será el retorno de la inversión para cancelarlo posteriormente. Asimismo, tenés que definir el tipo de crédito que te disponés a sacar, la cantidad de plata y cantidad de cuotas para el pago final.

En muchas ocasiones las personas suelen tener temor a endeudarse. Podés pensar que es arriesgado por los intereses que acarrea, pero debés considerar que hay gastos que no pueden esperar y que un préstamo te da poder adquisitivo de inmediato.

 

Ventajas de solicitar un préstamo

  • No necesitás gran cantidad de requisitos, sobre todo si tu solicitud es a través de nuevas plataformas online.

  • No tenés que tener grandes respaldos económicos, ni ser un empresario para sacar un crédito, cualquier persona puede optar a uno de acuerdo a su capacidad de pago.

  • Son rápidos de conseguir y las tasas de interés cada vez son mejores.

  • A través de un crédito podés, rápido, tener una buena suma de dinero, que no vas a acumular tan fácilmente por tu cuenta.

  • Sacar créditos te ayuda a construir un buen historial de crédito.

  • Los empleadores suelen verificar el historial de crédito de sus empleados, y si tenés uno bueno, sos más confiable.

  • Será mucho más sencillo tener acceso a alquiler de departamentos, porque el propietario tendrá más confianza de que tenés mejor historial de pago puntual.

 

¿Cuándo debo usar efectivo y cuándo el crédito?

 

Lo primero que tenés que definir es si contás con suficiente dinero para hacer la compra o la inversión que buscás, o si haciéndola te quedás sin un peso en la billetera, porque eso tampoco sería muy viable. Si decidís por el efectivo, tenés a favor que es un solo pago, que no generás intereses y no se requieren aprobaciones.

Pero cuando tus compras son más grandes y requerís buenas sumas de plata para comprar un auto, una casa, hacer crecer la empresa, comprar muebles o electrodomésticos, es posible que necesités una financiación adicional.

 

Construye un buen historial de crédito

 

Para obtener cada vez mejores préstamos, tenés que plantearte muy bien cómo vas a construir tu historial de crédito y mantenerlo en el tiempo. Esto, definitivamente, te ayudará a tener una buena referencia financiera que te permita crecer y tener un patrimonio sólido en el tiempo.

Al principio acceder a financiación puede ser un poco difícil y hasta frustrante, porque al no tener historial, no tenés aval. Pero podés comenzar con algunas movidas inteligentes que ayudan bastante, como, por ejemplo, conectar algunos pagos de servicios del hogar a tus tarjetas de crédito, lo cual les dará mayor movilidad mensual.

También tenés que preocuparte por usar constantemente tus tarjetas de crédito, pero pagalas puntualmente y nunca superés su límite mensual, este tipo de detalles hará que los sistemas bancarios comiencen a sonreírte.

Los préstamos abren la ventana de tus posibilidades, podrás tener acceso a hacer nuevas compras, viajes y, además, podés adquirir productos costosos sin tener que manejar grandes cantidades de efectivo.

No debés fallar a tu compromiso

 

Aunque la emoción de obtener el dinero que necesitás sea grande, tenés que ser consciente de tu compromiso y no olvidar hacer cada pago a tiempo, sin dejar ninguna cuota pendiente, ni acumular intereses de mora. Ser consecuente con los pagos y cumplirlo como se debe, te abrirá muchas nuevas posibilidades.

Las personas que, por una razón u otra, toman un crédito y luego comienzan a fallar en el pago de las cuotas acordadas, entonces pasarán a estar en la lista de deudores de la institución que les haya dado el beneficio. A mayor escala, esto podría frenar todo su crédito en otras instituciones, lo cual no es nada favorable.

Si bien los créditos son una tabla de salvación financiera, hay que tomarlos con responsabilidad, planificación, tener en cuenta cada detalle, los montos a considerar según tus posibilidades de pago y eso ayudará a que al final, podás cumplir con los compromisos adquiridos sin problemas.

En países como la Argentina, en estos momentos adquirir créditos es beneficioso porque hay inflación. Esto hará que, con el tiempo, las cuotas que te comprometés a pagar ya no serán mucho peso para tu ingreso mensual, el cual usualmente va adecuándose a los niveles inflacionarios del país.

support-girl

¿Necesitas ayuda?

Nuestro manager de soporte de chat te ayudará a
obtener el dinero que necesites rápidamente.