Los préstamos personales y cómo asumirlos

Es común que antes de recibir tu paga se presente esa emergencia de salud inesperada que debes afrontar sin retardo alguno, o que necesites con urgencia adquirir un bien y que este escape de tu presupuesto mensual. Seamos claros, son situaciones que aparecen repentinamente y se debe buscar cómo resolverlas.

Sucede también que pensás en la familia para ver quién te ayuda y nadie puede echarte una mano porque están igual que vos. Es allí cuando se tiende a buscar otro tipo de soluciones para obtener el dinero de forma efectiva, porque las emergencias y necesidades no esperan a nadie, y los acreedores tampoco, del tipo que sean, quieren su pago lo más pronto posible.

Entonces, ¿a quién recurrir en busca de dinero? Definitivamente, aquí la clave son los préstamos personales.

Estas operaciones son muy solicitadas en la Argentina a diario y, además de sacarte del momento complicado, ayudan a crear un récord de crédito muy beneficioso. Este recurso también se convierte en la mejor referencia comercial ante establecimientos y entidades financieras.

Los préstamos, hoy en día, son un mecanismo fácil y rápido para solucionar cualquier situación difícil, y, sin llegar a esos extremos, son el instrumento ideal para adquirir todas aquellas cosas que deseas, pero que tu salario no te puede proveer.

 

¿Qué es un crédito?

 

En principio, el crédito es una operación financiera que se sustenta en la confianza. Una entidad te concede una cantidad de dinero basándose en la seguridad de que lo devolverás en su totalidad más una cantidad extra que garantiza, al que presta, recuperar parte de lo cedido en el tiempo transcurrido.

Hoy en día los créditos pueden ser otorgados por organizaciones públicas o privadas y, además, todo crédito conlleva el asumir una cantidad determinada de intereses. Estos intereses representan para el prestamista una porción de ganancia, además que le permite sufragar la depreciación del dinero en el período de tiempo por el cual se hace el préstamo.

 

Tipos de créditos

 

Por otra parte, existen varios tipos de créditos, que te enumero a título de información a continuación: tradicional, al consumo, comercial, hipotecario, consolidado, personal, prendario, rápido, sindicado, automotriz, educativo, microcrédito, mini crédito, préstamos online y empresarial.

Ahora bien, ¿cuál tipo de crédito te conviene? Por supuesto, todo dependerá de la situación que se te presente, pero en términos generales estamos hablando de esos momentos en los que una ayuda, no demasiado cuantiosa, es suficiente.

Para ello no hay nada mejor que un préstamo personal. Es decir, un préstamo que te facilitará una entidad a ti, que eres una persona natural. Ese dinero, normalmente, va dedicado a la adquisición de un bien mueble y su término de pago es a corto plazo.

Este tipo de crédito, además de fijarte los intereses de los cuales hemos hablado anteriormente, te solicitará por parte de la entidad una garantía. Estas garantías pueden estar representadas en la firma de pagarés, tu capacidad de pago –es decir, tu salario—, cualquier otro tipo de ingresos que dispongas, y, por supuesto, que te encuentres empleado.

En realidad, son condiciones sencillas que podrás resolver con tu voluntad y solvencia para satisfacer el compromiso contraído. Para ti será una solución inmediata y para el otorgante será una ganancia a futuro bien respaldada.

 

¿Qué hacer para pedir un préstamo?

 

Si vos te preguntás respecto a los préstamos personales y ¿cómo asumirlos?, aquí te voy a dar las claves al respecto.

El mundo ha evolucionado en todos los ámbitos, y de ello no escapa el tema de los préstamos y créditos. Así, lo que en años anteriores podía ser un tanto engorroso, hoy por hoy se encuentra totalmente facilitado y en un cachito tendrás el dinero en tus manos.

¿A qué nos referimos con esto? Pues, nada más y nada menos que a la tecnología aplicada a la solicitud y otorgamiento de los préstamos personales. Sí, ahora lograrás pedirlo por la web, ya ves, con tan sólo tener a disposición un dispositivo con acceso a internet (ordenador, tablet o teléfono móvil).

A través de cualquiera de esos dispositivos podrás acceder a las mejores  empresas para solicitar el dinero y, como todo a través de esos medios, rápidamente obtendrás una respuesta y el tan anhelado dinero.

Esta forma de solicitar capital también se denomina “préstamos en línea” y tienen las siguientes características: su aprobación es rapidísima, entre 15 minutos y 24 horas.

Según la cantidad solicitada, tus cuotas se adaptarán a tus necesidades y suelen ser bajas. Los plazos de pago van desde tres a treinta y seis meses; y como el trámite es en línea, la documentación requerida es muy poca.

 

Préstamos personales con Veraz

 

Es normal tener un poco de miedo antes de meterse en la aventura de un préstamo, especialmente si ya antes has solicitado este recurso y, por alguna razón imponderable, no has podido cumplir a cabalidad, entrando, irremediablemente, en el lado oscuro del Veraz.

Veraz es una empresa que se encarga de mantener al día un listado en el cual se registran las operaciones crediticias de personas naturales y empresas. Es un método de protección al usuario mediante el cual todos pueden asegurarse de la fiabilidad de una operación de crédito basados en la reputación del solicitante.

Cuando hablamos de estar en “el lado oscuro del Veraz”, hacemos referencia a haber incumplido con el pago de un préstamo, por ende, se es un deudor. Ahora bien, ¿es posible solicitar un préstamo con Veraz? Sí, lo es, pero las condiciones de retorno del dinero son más estrictas y varían según la empresa.

Hay compañías que, siendo deudor del Veraz, solo te piden rellenar el formulario de solicitud con tus datos personales, el monto de dinero solicitado y las cuotas en las cuales deseas pagarlo. En un período de 15 minutos recibes un mensaje en tu teléfono o correo con la aprobación de tu solicitud y puedes enviar la documentación por WhatsApp, email o fax.

Aspectos a tener en cuenta

 

La recomendación final es que no es necesario que renuncies a tus proyectos y/o necesidades cuando podés disponer del dinero necesario a través de los préstamos personales, aún y cuando estés en deuda y aparezcas en el Veraz negativo.

Eso sí, organiza bien tus finanzas para que luego puedas responder bien a todas tus responsabilidades económicas, de esa manera podrás seguir surgiendo y permitirás que otros, que también necesitan de esos recursos, también surjan.

¡Solícita tu préstamo! — en sólo 5 min
¿Cuánto dinero querés?
$1000
$300,000
¿Cuándo preferís devolverlo?
6 meses
36 meses
Cantidad$160,000
Duración15 meses
Total$160,000
Información sobre las tasas de interés
¡Solícita tu préstamo! — en sólo 5 min
Tus datos están a salvo con el encriptado SSL.

Los préstamos personales y cómo asumirlos

Es común que antes de recibir tu paga se presente esa emergencia de salud inesperada que debes afrontar sin retardo alguno, o que necesites con urgencia adquirir un bien y que este escape de tu presupuesto mensual. Seamos claros, son situaciones que aparecen repentinamente y se debe buscar cómo resolverlas.

Sucede también que pensás en la familia para ver quién te ayuda y nadie puede echarte una mano porque están igual que vos. Es allí cuando se tiende a buscar otro tipo de soluciones para obtener el dinero de forma efectiva, porque las emergencias y necesidades no esperan a nadie, y los acreedores tampoco, del tipo que sean, quieren su pago lo más pronto posible.

Entonces, ¿a quién recurrir en busca de dinero? Definitivamente, aquí la clave son los préstamos personales.

Estas operaciones son muy solicitadas en la Argentina a diario y, además de sacarte del momento complicado, ayudan a crear un récord de crédito muy beneficioso. Este recurso también se convierte en la mejor referencia comercial ante establecimientos y entidades financieras.

Los préstamos, hoy en día, son un mecanismo fácil y rápido para solucionar cualquier situación difícil, y, sin llegar a esos extremos, son el instrumento ideal para adquirir todas aquellas cosas que deseas, pero que tu salario no te puede proveer.

 

¿Qué es un crédito?

 

En principio, el crédito es una operación financiera que se sustenta en la confianza. Una entidad te concede una cantidad de dinero basándose en la seguridad de que lo devolverás en su totalidad más una cantidad extra que garantiza, al que presta, recuperar parte de lo cedido en el tiempo transcurrido.

Hoy en día los créditos pueden ser otorgados por organizaciones públicas o privadas y, además, todo crédito conlleva el asumir una cantidad determinada de intereses. Estos intereses representan para el prestamista una porción de ganancia, además que le permite sufragar la depreciación del dinero en el período de tiempo por el cual se hace el préstamo.

 

Tipos de créditos

 

Por otra parte, existen varios tipos de créditos, que te enumero a título de información a continuación: tradicional, al consumo, comercial, hipotecario, consolidado, personal, prendario, rápido, sindicado, automotriz, educativo, microcrédito, mini crédito, préstamos online y empresarial.

Ahora bien, ¿cuál tipo de crédito te conviene? Por supuesto, todo dependerá de la situación que se te presente, pero en términos generales estamos hablando de esos momentos en los que una ayuda, no demasiado cuantiosa, es suficiente.

Para ello no hay nada mejor que un préstamo personal. Es decir, un préstamo que te facilitará una entidad a ti, que eres una persona natural. Ese dinero, normalmente, va dedicado a la adquisición de un bien mueble y su término de pago es a corto plazo.

Este tipo de crédito, además de fijarte los intereses de los cuales hemos hablado anteriormente, te solicitará por parte de la entidad una garantía. Estas garantías pueden estar representadas en la firma de pagarés, tu capacidad de pago –es decir, tu salario—, cualquier otro tipo de ingresos que dispongas, y, por supuesto, que te encuentres empleado.

En realidad, son condiciones sencillas que podrás resolver con tu voluntad y solvencia para satisfacer el compromiso contraído. Para ti será una solución inmediata y para el otorgante será una ganancia a futuro bien respaldada.

 

¿Qué hacer para pedir un préstamo?

 

Si vos te preguntás respecto a los préstamos personales y ¿cómo asumirlos?, aquí te voy a dar las claves al respecto.

El mundo ha evolucionado en todos los ámbitos, y de ello no escapa el tema de los préstamos y créditos. Así, lo que en años anteriores podía ser un tanto engorroso, hoy por hoy se encuentra totalmente facilitado y en un cachito tendrás el dinero en tus manos.

¿A qué nos referimos con esto? Pues, nada más y nada menos que a la tecnología aplicada a la solicitud y otorgamiento de los préstamos personales. Sí, ahora lograrás pedirlo por la web, ya ves, con tan sólo tener a disposición un dispositivo con acceso a internet (ordenador, tablet o teléfono móvil).

A través de cualquiera de esos dispositivos podrás acceder a las mejores  empresas para solicitar el dinero y, como todo a través de esos medios, rápidamente obtendrás una respuesta y el tan anhelado dinero.

Esta forma de solicitar capital también se denomina “préstamos en línea” y tienen las siguientes características: su aprobación es rapidísima, entre 15 minutos y 24 horas.

Según la cantidad solicitada, tus cuotas se adaptarán a tus necesidades y suelen ser bajas. Los plazos de pago van desde tres a treinta y seis meses; y como el trámite es en línea, la documentación requerida es muy poca.

 

Préstamos personales con Veraz

 

Es normal tener un poco de miedo antes de meterse en la aventura de un préstamo, especialmente si ya antes has solicitado este recurso y, por alguna razón imponderable, no has podido cumplir a cabalidad, entrando, irremediablemente, en el lado oscuro del Veraz.

Veraz es una empresa que se encarga de mantener al día un listado en el cual se registran las operaciones crediticias de personas naturales y empresas. Es un método de protección al usuario mediante el cual todos pueden asegurarse de la fiabilidad de una operación de crédito basados en la reputación del solicitante.

Cuando hablamos de estar en “el lado oscuro del Veraz”, hacemos referencia a haber incumplido con el pago de un préstamo, por ende, se es un deudor. Ahora bien, ¿es posible solicitar un préstamo con Veraz? Sí, lo es, pero las condiciones de retorno del dinero son más estrictas y varían según la empresa.

Hay compañías que, siendo deudor del Veraz, solo te piden rellenar el formulario de solicitud con tus datos personales, el monto de dinero solicitado y las cuotas en las cuales deseas pagarlo. En un período de 15 minutos recibes un mensaje en tu teléfono o correo con la aprobación de tu solicitud y puedes enviar la documentación por WhatsApp, email o fax.

Aspectos a tener en cuenta

 

La recomendación final es que no es necesario que renuncies a tus proyectos y/o necesidades cuando podés disponer del dinero necesario a través de los préstamos personales, aún y cuando estés en deuda y aparezcas en el Veraz negativo.

Eso sí, organiza bien tus finanzas para que luego puedas responder bien a todas tus responsabilidades económicas, de esa manera podrás seguir surgiendo y permitirás que otros, que también necesitan de esos recursos, también surjan.

support-girl

¿Necesitas ayuda?

Nuestro manager de soporte de chat te ayudará a
obtener el dinero que necesites rápidamente.